Centro Noticias

Switch to desktop Register Login

Facebook cumple 10 años

En su cumpleaños, la red social más usada del país se encuentra transitando un importante cambio en el perfil de los usuarios: mientras crece el número de adultos y adultos mayores, los jóvenes migran a otras redes sociales. ¿Qué hacen los mayores en Face?

 

En el mundo, una de cada siete personas tiene una cuenta en Facebook, la red social que hoy cumple 10 años y que ha logrado convertirse en parte de la vida de muchísimas personas. Fue creada por el joven estadounidense Mark Zukerberg, desarrollada en su habitación de la Universidad de Harvard, en Massachusetts, Estados Unidos, y hoy protagoniza una cibercultura que no cesa de crecer.

Inaugurando su primera década, Facebook se encuentra transitando un cambio en el perfil de sus usuarios: mientras que los jóvenes migran hacia redes sociales alternativas como Twitter, Tumblr, SnapChat y WhatsApp, los adultos pisan fuerte.

Según registros estadounidenses, la participación de hombres y mujeres mayores de 65 años creció el 80% entre 2011 y 2013. Los números –de un informe del centro de estudios Pew Research– también indicaron que los adolescentes descendieron el 25%, en gran parte “huyendo” de sus padres, abuelos y tíos que interactúan en sus muros.

Compartir. En la Argentina, donde hay más de 22 millones de usuarios activos, la tendencia se replica. Numerosas personas mayores de 60 años han hecho de Facebook parte de su vida y hasta se sorprenden de sentirse “adictos” a una cuestión que parece propia de las nuevas generaciones.

¿Qué hacen en esta red social? Contactarse con gente que no ven hace tiempo, enterarse de sus vidas, compartir gustos e intereses, reunirse con personas con pasiones similares, jugar y competir en aplicaciones como el famoso Candy Crush y, en muchos casos, usar la red con fines laborales.

“Leí que Facebook está envejeciendo y me hizo gracia porque es real. Nito (su esposo) y yo usamos mucho Face para tener contacto con los chicos, mis nietas más grandes y amigos”, confió Malena Sarrot (62 años), ni bien EL DIARIO le solicita su testimonio.

 

Ella usa la red social desde hace tres años y su marido armó el perfil en 2013; ambos son narradores.

“Generalmente la uso para chatear y, sobre todo, para difundir arte. No la voy con publicar cosas de política o cuestiones que puedan ser de conflicto. Eso me parece estrictamente personal. Odio algo de Face y te digo qué: la gente que, sin mostrar la cara, dice cosas que seguramente frente a frente, no se animaría. Yo sigo prefiriendo el contacto personal pero a su vez reconozco que, para difundir y hacer conocer cosas, en mi caso, el arte, está bueno”, opinó.

Malena prefiere no subir fotos personales porque considera que lo privado debe quedar en ese ámbito; y se asombra de la gente que comenta todo lo que le sucede a diario: “Pienso que es un lugar donde pueden volcar todos sus sentimientos de ese día. Y eso será bueno para ellos, pero me parece patético”, resumió.

A María Cristina (61) tampoco le gusta leer publicaciones del minuto a minuto de la vida de los demás, y menos aún le gustan las cadenas que piden “compartir” sobre cuestiones obvias. “Te ponen cosas como ‘Si amas a tus hijos, dale compartir’ o ‘Si no pones Me Gusta, te caerá una desgracia en vida’. Esas cosas me pudren; no entiendo para qué las hacen”.

Cristina usa la red, principalmente, “para conectarme con amigos, compañeros de colegio y tengo grupos cerrados de actividades en común, como el grupo de arte y pintura. Tengo amigos que no veía desde el secundario y gracias a Face me felicitan por mi cumpleaños y yo a ellos. Me gusta saber para qué lado disparó su vida; y también lo uso para los juegos; ahí, entre amigas, nos pasamos vidas y esas cosas”. Ella aseguró que todas sus amigas tienen Facebook “y saben usarlo perfectamente” a pesar de que algunas no tenían mucha idea de computadoras e Internet antes de hacerse el perfil.

“Yo era un poco reacia al Face y mi hija me armó la cuenta para estar en contacto con otro de mis hijos que iba a viajar. Al principio me mandé algunas macanas como, por ejemplo, pedirle amistad a miles de personas que en realidad conozco apenas de vista. Ella me preguntaba ‘¿Conocés a Fulanito? ¿Y a Menganito?’ y yo le decía que sí. No sabía que ella les estaba enviando solicitud de amistad. Eso me dio un poco de vergüenza”, confió, entre risas, Nora (67). Y agrega: “Lo más feo fue una vez que, sin querer, compartí un video erótico; me quería morir”.

 

¿Adicción? Diana Dondo de Muani (64) se definió como adicta al Facebook, parafraseando a su esposo.

“Empecé a usar Face en abril de 2011, a sugerencia de mi amiga Griselda Monti, ya que al principio, por ignorancia, me resistía. Llevaba ya años de computación cuando entré al Face y lo hice en dos páginas, la mía personal y otra donde publico notas y fotos de Ceremonial, que se llama Etiqueta y Estilo. Ahora soy adicta, como dice mi esposo. A nivel personal me conecté con mucha gente querida: ex alumnas, amigas o conocidas de la ciudad y compañeros de viaje por el mundo. Tengo muchos amigos, pero acepto solamente a los conocidos, que a mis 64 años y gracias a Dios, son muchos”, comentó.

Según explicó, a nivel profesional la red social le ha permitido dar clases on line sobre Ceremonial Social; compartir artículos interesantes y anunciar sus cursos o seminarios. “No soy de poner fotos mías, pero sí disfruto viendo los nietos de mis amigas, los lugares del mundo por donde andan o simplemente responder con un ‘me gusta’ a algún artículo de interés”, finalizó.

Susana Rosa Valenzuela (63 años “en el documento, en mi corazón 20”) también utiliza Facebook con fines laborales.

“Estoy en esta red hace unos cinco años y antes de entrar apenas usaba la computadora. Sólo publicaba mis poemas en una página española: rincondepoesia.com. Allí hice amistad con una psicóloga y sexóloga de Acapulco que también tenía su página y allí comenzó todo. El Face me abrió las puertas y, casi jugando, empecé a transmitir en una radio on line. Hoy, hace cinco años tengo mi propio programa. Face es mi nexo incondicional; allí publico poemas, cuelgo fotos, comparto cosas de mi vida y mi familia e invito cada día a mi programa de radio publicando qué tema trataremos y la música que escucharemos”, comentó Susana.

Lo que más le gusta a Valenzuela es “poder compartir con amigos, muchas veces poniendo la oreja o mejor dicho mi audífono”, rió; pero se quejó de quienes “lo usan para temas políticos, allí no participo; y tampoco me gusta si entre las personas se ofenden públicamente, para eso hay un privado”.

Susana no duda en afirmar que Facebook es parte de su vida. Lo mismo indica Ángela, de 85 años, quien es fiel seguidora de la red social pero limita su uso a “ver las fotos que se publican y los mensajes”. Ángela asegura que le fue muy fácil entender la lógica de esta red y, asimismo, aprender a manejarla. “Yo ya tenía experiencia en correo electrónico y navegando por páginas de noticias, blogs de viajes y otras cosas. Facebook es sencillo y, a la vez, maravilloso para gente grande”, finalizó.

 

AL MARGEN

Balance. La primera década encuentra a la red social con una buena salud financiera. En 2013 obtuvo ganancias netas de u$s 1.500 millones, casi u$s 1.000 millones más que en 2012. Entre octubre y diciembre pasados, el 53% de los ingresos de la plataforma correspondió a anuncios para smartphones (celulares inteligentes) y tablets. Aunque mira desde la cima a sus competidoras, no puede relajarse. Su gran número de usuarios ha comenzado a estancarse en los mercados más maduros, como Estados Unidos y Europa.

 

FOTO (1): Facebook “está envejeciendo”; cada vez más adultos mayores tienen cuentas, mientras los chicos huyen a otras plataformas.

Todos los Derechos reservados - Centro Noticias / BigHead Estudio 2013 -2016

Top Desktop version