Centro Noticias

Switch to desktop Register Login

Se normalizó la situación de los policías de Concordia

Anoche los acuartelados firmaron un acta acuerdo con Urribarri aceptando la nueva escala salarial, que contempla un salario inicial de bolsillo de 8.434 pesos para el agente sin antigüedad.

 

 

Poco antes de la medianoche, el gobernador, Sergio Urribarri, firmó un acta acuerdo con los policías acuartelados en Concordia que permitió que la situación volviera a la normalidad. En el acta se acepta la nueva escala salarial que el gobierno provincial había anunciado durante la tarde para el personal de las fuerzas de seguridad entrerrianas. Quedó así establecido un sueldo básico inicial de bolsillo de 8.434 pesos para el agente policial sin antigüedad.

 

 

Desde la Provincia destacaron que “la nueva escala se venía analizando en distintas áreas del Gobierno”, y que la adecuación de los códigos de seguridad y la política de adicionales de la fuerza “representa una importante mejora en los ingresos de la totalidad del personal policial”.

 

 

Esto implica un salario de bolsillo de 8.434 pesos para el agente policial que inicia su carrera en la fuerza. Como referencia se destaca también que se estableció un sueldo neto de 10.174 pesos para un sargento ayudante; de 11.257 pesos para un suboficial mayor; de 12.601 para un comisario y un ingreso de 14.933 para un comisario inspector.

 

 

“Los incrementos salariales dispuestos por el gobierno provincial -que abarcan a la totalidad del escalafón policial- son de instrumentación automática y constituyen una adecuación del valor asignado a los adicionales específicos del personal de la Policía de la Provincia”, se aclaró.

 

 

Según el ministro de Gobierno, Adán Bahl, el aumento conjuga “un manejo responsable de los recursos fiscales y una correcta valorización del servicio prestado por los policías”. El funcionario expresó además que “en oportunidad de analizarse la nueva pauta salarial para el ejercicio 2014, estos valores constituirán la base de partida, y debe justipreciarse correctamente el enorme esfuerzo presupuestario que asumirá el conjunto de los entrerrianos”.

 

 

 

Deliberación en Concordia

 

 

Tras largas horas de deliberaciones, los policías acuartelados en Concordia depusieron anoche la actitud y reiniciaron normalmente sus actividades en la Capital del citrus.

 

 

Si bien poco antes de las 21 los acuartelados votaron -en una asamblea que pudo verse por televisión- aprobar la oferta del gobierno, pocos minutos después se arrepintieron y dieron marcha atrás con su postura, argumentando que querían un monto mayor de dinero en el sueldo básico.

 

 

Los manifestantes pidieron la presencia del gobernador en el lugar donde se realiza el acuartelamiento, en la Jefatura Departamental de Policía, frente a la Plaza 25 de Mayo. Incluso uno de ellos aseguró que se encadenaría en el lugar. Además, solicitaron que todo el aumento ofrecido vaya al sueldo básico.

 

 

Allí se inició una nueva negociación, aproximadamente a las 21.50, que se realizó con la presencia incluso del obispo concordiense Luis Collauzol. En esa negociación, comandada por el gobernador, se logró finalmente un acuerdo consistente en elevar un poco el salario básico de los policías sin modificar el resultado final de la nueva escala salarial ni afectar significativamente tampoco el costo fiscal de la recomposición salarial.

 

 

“Se modifica el básico, pero el resultado final tiene que ser el mismo”, dijo Urribarri apenas firmada el acta en declaraciones a radio Alquimia de Concordia. Precisó que se asignó 300 pesos más al básico con respecto a la oferta inicial.

 

 

Testigos de la negociación confiaron a UNO que la “gran paciencia” del gobernador para rediscutir varias veces la propuesta y también el apoyo que significó la presencia del obispo concordiense fueron determinantes para alcanzar el acuerdo, pese a que algunos de los representantes de los uniformados parecían no valorar la gravedad de los hechos ocurridos durante las últimas horas.

 

 

Diputados

 

 

Los bloques de la Cámara de Diputados de la Provincia emitieron ayer una declaración conjunta en la que señalaron que “la principal afectada por los hechos de conocimiento público es la sociedad en su conjunto, que siente amenazada su seguridad, su vida y sus bienes, por eso es importante sostener posiciones que insten al respeto a la ley”.

 

 

En ese sentido, rechazaron “todo tipo de violencia y de suspensión de prestación de funciones policiales”.

 

 

Rogel se ofreció para mediar, Cáceres pidió paz social

 

 

 

El diputado nacional por el radicalismo Fabián Rogel hizo ayer un fuerte llamado a “garantizar la paz social” en la provincia deponiendo el acuartelamiento de los policías.

 

 

El legislador aclaró que respeta el planteo salarial de los uniformados, que es “el mismo que podrían hacer los maestros o los trabajadores de salud”, pero consideró indispensable garantizar la vigencia del Estado de Derecho.

 

 

“Habiendo sido el radicalismo víctima de metodologías como estas en los 30 años de democracia, no puedo menos que convocar a las fuerzas de seguridad a deponer su actitud”, remarcó el legislador, quien además se ofreció como mediador en el conflicto. “Me ofrezco para ayudar, como mediador, para buscar la solución y el mejor final para este problema”, agregó. “Si no somos capaces de garantizar el Estado de Derecho y la paz social para todos los entrerrianos, pensaremos que la política no nos sirve para nada”, concluyó.

 

 

Por su parte el vicegobernador, José Cáceres, llamó ayer “a la paz social y la normalización institucional”, a los efectos de “recuperar la concordia y brindar tranquilidad a toda la sociedad”.

 

 

“Salir de este estado de angustia e incertidumbre requiere de la colaboración de todos los sectores involucrados, especialmente de los agentes policiales que reclaman. Lograr la reinstauración de la paz social es fundamental para todos los entrerrianos”, remarcó .

 

 

Cáceres subrayó que “conservar la paz, la seguridad y evitar heridos o pérdidas humanas es un deber prioritario de todos. Tanto de las autoridades democráticamente electas como de quienes llevan adelante el reclamo o quienes aprovechan esta situación de vacío de autoridad policial para fomentar hechos que todos lamentamos profundamente”.

 

 

“También resulta importante, para poner en la balanza, recordar que este gobierno ha tenido una política salarial favorable para las fuerzas de seguridad, del mismo modo que la ha jerarquizado y apostado a la capacitación y su profesionalismo. Filosóficamente estoy de acuerdo con que todos los reclamos de los trabajadores deben ser escuchados, pero creo que el debate debe darse en un contexto de racionalidad y mediante un modo que no ponga en riesgo la seguridad y la vida de todos los entrerrianos”, agregó Cáceres.

Todos los Derechos reservados - Centro Noticias / BigHead Estudio 2013 -2016

Top Desktop version